I Congreso de UPyD

toda la información en esta web

Gorriarán y su extraña manera de agradecer

Posted by redacción en 5 julio 2009

090705_gorriaranEste humilde blog expone ante ustedes el contenido de la última entrada del blog de Carlos Martínez Gorriarán y nuestras opiniones…

Recibo un mensaje de una compañera de Asturias que, entre otras reflexiones y tras hacerme notar que no dedicamos tiempo y atención suficiente a las personas que forman el partido, incluye esta: “Opino que es muy importante que se cuide y se mime a la gente que ha trabajado y que trabaja día a día siendo fiel a los planteamientos que parieron nuestro proyecto.”

Pues tiene razón, qué duda cabe: una de las cosas que todos aprendemos en el discurrir de la vida –salvo los demasiados casos perdidos e irrecuperables- es que el cuidado y atención que dedicamos a nuestros prójimos, de los que dependemos para infinidad de cosas, nunca es ni será suficiente. Y tanto por razones de agradecimiento merecido como de amor propio bien entendido. Así que voy a tratar de reparar algo esta falta que me señala la amiga asturiana dando las gracias que se merecen, y que seguro que no han recibido como debieran, a todas y todos (y son muchos) los que:

No confunden la “democracia interna” con acracia a su medida y conveniencia.

Contestación por I Congreso UPyD:
Es fácil acusar de ácratas a aquellos que no practican la “democracia” cuya medida, aplicación y contenido definen los que tienen el poder y dicen exactamente cómo debe ser. Los gorrinos que creyéndose más listos y superiores que el resto de los animales, tutelan a esos descarriados ácratas que necesitan “de buen gobierno” para que todos sigamos siendo democráticamente “iguales unos que los otros”, aunque por aquellas cosas de la democracia del que la reparte, “unos más iguales que otros”.

No identifican la “regeneración democrática” con tener un papel protagonista.

Contestación por I Congreso UPyD:
Aquí el gorrino Napoleón simplemente nos habla de sí mismo. “La democracia soy yo”. “Yo digo lo que es y yo la reparto”. “Por eso soy el protagonista y el que ejerce el gobierno” Y si alguien tiene alguna duda, que vuelva a leerse el primero de los gorrinos agradecimientos y la respuesta dada.

No hacen fuera las severas críticas que nunca jamás han expresado dentro.

Contestación por I Congreso UPyD:
Pero Napoleón, gorrino mío ¿tú te has dado cuenta de lo que has dicho? O sea, nos dices que estás sumamente agradecido a todos los que no expresan sus severas críticas dentro y por supuesto a los que no las hacen fuera. Está claro que te ha traicionado el subconsciente. En definitiva nos dices que agradeces a todos los que no te critican: ni dentro ni fuera. Claro, esos son para ti los auténticos demócratas tributarios de tu agradecimiento: los que no hablan nunca. Tú lo que no soportas es a los malditos ácratas: esos que se permiten hacer críticas.

No intrigan ni conspiran torticeramente, sino que exponen sus diferencias abiertamente y dan a todos la oportunidad de manifestarse al respecto.

Contestación por I Congreso UPyD:
¿Pero no habíamos quedado en que los que a ti te gustan son los que no critican ni dentro ni fuera? ¿Como hablas ahora de exponer diferencias abiertamente y dar la oportunidad de manifestarse a otros? ¿En qué quedamos Napoleón?

No traicionan la confianza recibida sólo para demostrar independencia insobornable.

Contestación por I Congreso UPyD:
¡Anda! ¿Y qué tiene de malo la independencia insobornable? Es decir que al gorrino Napoleón lo que le gusta es la “dependencia sobornable” esa con la que no se traiciona la confianza recibida. ¿A cual te refieres a la tuya, a la qué tú otorgas? ¿A eso llamas confianza? ¿NO querrás decir mandato de sumisión?

No consideran que las reglas y normas sean papel mojado cuando les afectan a ellos.

Contestación por I Congreso UPyD:
Otra vez el subconsciente. Pero Napoleón qué te está pasando. La ola de calor está siendo intensa, ¿pero tanto? ¡Ah! Que te refieres a que las normas son para el resto de animales. ¿Esos que son entre ellos iguales? ¿Qué no hay normas para los animales superiores, más listos o mejor preparados según autovaloración propia que se realizan ellos mismos? Para entendernos, las normas son para los ácratas –claro por eso precisamente- Los demócratas como tú nos las necesitan. Estáis por encima de ellas.

No viven sólo para cosechar aplausos, sobre todo haciendo escarnio de los demás.

Contestación por I Congreso UPyD:
Pero vamos a ver gorrino Napoleón, me puedes explicar qué aplausos cosechan los pobres animales a los que sólo se les permite como única actividad pagar la cuota de 20 euros, dar folletos y pegar carteles. Otra vez estás hablando de ti mismo y de tu jefa la cerda Snowball. Sólo vosotros podéis cosechar esos aplausos de los que hablas. Sólo los demócratas superiores y con poder salen en los medios, tienen fotos, hacen declaraciones y escriben. Pero Napoleón ¿por qué haces escarnio del resto de animales los ácratas de la granja?

No ven a sus compañeros como enemigos o siervos de sus designios.

Contestación por I Congreso UPyD:
La ola de calor, no hay duda. ¿enemigos? ¿siervos? ¿designios? Napoleón tómate una ducha fría por favor. Reacciona. No estás en tu sano juicio. Ahora resulta que los pagacuotas, pegacarteles y repartefolletos tienen siervos, se crean enemigos y buscan designios. Napoleón por qué nos hablas de forma tan precisa sobre ti. No ves que está mal y queda feo agradecerse a uno mismo las cosas.

No vociferan ni insultan si sus deseos no son atendidos.

Contestación por I Congreso UPyD:
¡Y dale! Los únicos deseos que tenemos los pobres ácratas pagafantas son que nos tratéis como personas y no como animales y de la más baja y peor condición. Además, si somos animales e inferiores por qué te extraña que podamos vociferar. Ilústranos, alecciónanos, danos tu sabiduría Napoleón para lograr transformar nuestros gritos, insultos en tu sabiduría, cordura, saber estar y especialmente tu elevada y purísima democracia. Gracias Napoleón por hacernos tus pupilos.

No viven corroídos por el rencor y el deseo de revancha por agravios imaginarios.

Contestación por I Congreso UPyD:
¿Agravios imaginarios? Si es que somos unos paranoicos Napoleón. En cambio tú, no llego a saber del todo, cómo puedes llegar a saber de forma tan precisa “cómo vivimos” y “lo corroída que está nuestra alma de rencor”. ¿NO nos estarás vigilando Napoleón? Y ¿para qué lo haces Napoleón? O sea sí, ¡Nos vigilas Napoleón! ¿Y por qué haces eso “Napo”? ¿No estarás imaginando tú agravios y pensarás que los pagafantas de esa granja que gobiernas junto con Snowball te agraviamos? ¿De quién nos estás hablando Napoleón? Por favor aclárate de una vez.

A los que saben reírse también y sobre todo de sí mismos, y no sólo del resto.

Contestación por I Congreso UPyD:
¡¡¡JA,JA,JA,JA!!! Aquí el único que se ríe de todos menos de sí mismo eres tú porque te crees que los pagafantas somos gilipollas. En realidad tú reírte no te has reído en tu vida pues el humor está vinculado con la inteligencia. A lo sumo llegas a la sonrisa torcida que está emparentada con la maldad y la bajeza del alma.

A quienes saben distinguir la crítica del chantaje o la acusación inapelable.

Contestación por I Congreso UPyD:
¡Y dale! Pero no habíamos quedado en que a ti los que te gustan son los que no critican. Nunca, nada, a nadie. Ni dentro, ni fuera. En qué quedamos Napoleón. ¿Pero cómo vamos los pagafantas a osar chantajear a Napoleón y Snowball si ni tan siquiera podemos hablar? ¿De qué nos estás hablando Napoleón? ¿Ya sufres otra vez el crónico brote de paranoia?

A los que buscan la persuasión con razones y se dejan persuadir por razones mejores.

Contestación por I Congreso UPyD:
¡Aja! ¡Ya está aquí de nuevo! “razones mejores”. Las del cerdo Napoleón siempre son las buenas, las inteligentes, las ideales y las que necesitamos. Por eso es el jefe y el puto amo que dice qué, como, cuanto, cuando y por qué el resto de animales tienen que actuar, comportarse, relacionarse, hablar y en definitiva, vivir. Napoleón qué sería de nosotros sin ti. Napoleón perdónanos porque no sabemos lo que hacemos y te causamos problemas y buscamos persuadirte siempre equivocadamente. Napoleón te adoramos y necesitamos de tu “democracia”. Pobres ácratas desgraciados y descarriados que sin la luz de buen gobierno de nuestro “caudillo” y sus razones no mereceríamos vivir en tu granja. Gracias, de verdad.

A quienes no tienen siempre a punto el “y de lo mío, ¿qué?”

Contestación por I Congreso UPyD:
¿¡Mi qué?! Napoleón por favor, contesta. Qué pedimos, si hasta la libertad nos niegas siendo como es el mayor bien que existe sobre la tierra para los hombres. Pero qué puedes tú darnos a excepción de eso que por supuesto nos usurpas. Quizá porque nuestra libertad, mal entendida por los animales ácratas es para ti liberticidio. Pero qué puedes darnos si hasta la dignidad nos quitas con tu trato gorrinesco.

A quienes, teniendo extensos conocimientos, no peroran siempre ex cátedra ni recurren al Curriculum Vitae como bate de béisbol.

Contestación por I Congreso UPyD:
Volvemos a las andadas. De hablar poquito. Aquí a los que se valora es a los silentes, mudos, cabizbajos y alfombras. Esos son los que a ti te gustan y merecen buen trato. Por supuesto los animales con curriculum son peligrosos como un bate de béisbol. Napoleón es el cerdo superior. ¿Quién puede atreverse a hacerle sombra? ¿Algún bello osaría? Sí puede, dado que Napoleón no es precisamente agraciado, pero para eso y no por otra cosa, es gorricátedro estético.

A los que tratan de no humillar nunca a nadie gratuitamente.

Contestación por I Congreso UPyD:
A ti en realidad los que te gustan son los que humillan con motivos. Los tuyos, los de tu cuerda y los de tus motivos. Esos sí que valen y por eso de ellos te rodeas. El resto, los pagafantas estamos para ser humillados pues que otra cosa pueden esperar los que no están tocados por la divina providencia de tu ecuanimísima sabiduría y recto gobernar.

A los que piden ayuda sin rebajarse y la dan sin ostentación.

Contestación por I Congreso UPyD:
Que asco los que se rebajan. No hay nada peor que un humilde y un sencillo de espíritu. Chusma que sólo puede engrosar las filas de los gobernados con mano de hierro; pero ¿cómo te podemos dar algo con o sin ostentación cuando no permites que se te de nada? ¿Pero quienes son esos seres inferiores para pretender darte algo a ti, ser superior donde los haya?

A los que no crean problemas donde no los hay para aportar su solución prefabricada.

Contestación por I Congreso UPyD:
Tú lo que agradeces son los que están pero es como si no estuvieran. Es decir los que ven, oyen, otorgan y loan. Amén a todo. Porque hay que ver qué desagradable es eso de los problemas, ¿verdad? Y cómo puede a alguien ocurrírsele que tiene una solución. Pero si aquí los únicos que pueden pensar son Napoleón y Snowball. ¿Cómo osáis atreveros rebaño de pagafantas, lerdos, ineptos, chusma inmunda? Para eso está aquí Napoleón, ¡vuestro caudillo!

A los que no esperan que se les dé siempre la razón, o si no me voy.

Contestación por I Congreso UPyD:
Por favor Napoleón, no me la des, pero por favor, por favor, por favor, no me eches. Permíteme que me quede. No me abras expediente por favor Napoleón. No seas así. Vale, no la tengo. Te pido perdón pero no me eches. En realidad prefiero irme yo. Tú no echas a nadie Napoleón. La gente con dignidad directamente se ha ido y se está yendo.

A los que ponen la convivencia con sus compañeros de viaje por encima de su comodidad.

Contestación por I Congreso UPyD:
¿Convivencia? ¿Y tú con quién convives Napoleón? Ah sí, con los que te loan y ríen las gracias. Esa es la convivencia que tú exiges. Vamos entendiéndolo. Gracias Napoleón.

A los que son sinceros cuando es necesario, y discretos siempre.

Contestación por I Congreso UPyD:
JA,JA,JA!!!! Tan discretos que nunca dicen nada. Esa es la discreción que a ti te gusta y agradeces. Se llama sumisión absoluta, digo, perdón, discreción absoluta. Agradeces a los que son sinceros cuando es necesario. Pocas veces hace eso falta por no decir nunca. Para qué tenemos que ser sinceros con Napoleón –salvo para halagarle y loarle- si Napoleón no se equivoca ¡JAMÁS! He dicho ¡JAMÁS! ¿Se entiende ahora lo de “cuando es necesario”? Pues punto.

Desconfían de la adulación, huyen del pelotilleo y agradecen la franqueza amistosa.

Contestación por I Congreso UPyD:
¿La franqueza amistosa? ¿Te refieres en la que tú te prodigas tal vez? ¿Napoleón el amistoso? ¿Napoleón el franco? Coño pues ahora que lo digo pues sí. ¡Napoleón el Franco! ¡Viva el más grande de los cerdos Caudillos amo y señor de los cerdos ácratas y pagafantas!

Intentan ser con los demás al menos la mitad de indulgentes de lo que lo son consigo mismos.

Contestación por I Congreso UPyD:
Uyyy!!! Cuanta sutileza y cuanta mesura en la descripción. Ahora resulta que Napoleón es cerdo de detalles y sensibilidades. Nos habla de la indulgencia. Sin duda la del gran gobernante que da, quita, y pone con su sabiduría, administra justicia y perdona la vida de los súbditos equivocados.

Procuran no exigir nada que no estén dispuestos a hacer por sí mismos.

Contestación por I Congreso UPyD:
Nada de exigencias. Aquí sólo estamos para dar y entregar. Lo que no hagáis por vosotros mismos por y para mayor gloria de Napoleón y la clase dominante de los cerdos no será bien recibido y en consecuencia será oportunamente pagado con el ostracismo y la expulsión de la granja.

Piden perdón cuando se equivocan y lo dan sin pensarlo cuando se les pide.

Contestación por I Congreso UPyD:
Cuando dices perdón Napoleón estás hablando en realidad de humillación. Es a lo único que pueden optar los súbditos. Esos son los que a ti te gustan. Esa es la actitud que tú agradeces. Los humillados no pueden dar perdón pues ese sólo lo otorgan los que ostentan una condición superior y esa sólo es la tuya.

Gracias, en fin, a quienes –y son muchos, muchos en UPyD y en otras partes, aunque como no dan problemas, sino que los solucionan, tendemos a olvidarnos de ellos- tratan de mantener estas u otras actitudes indispensables para la buena marcha de cualquier colectivo humano que, desde la pareja hasta el Estado, es por lo demás intrínsecamente conflictivo y para nada paradisíaco. Para más detalles, recomiendo una lectura espiritual (para nada pegada con el laicismo): La parábola del sembrador de cizaña, Evangelio de Mateo 13, 24-30.

Contestación por I Congreso UPyD:
En definitiva, das gracias a los que te dejan en paz. A los que te dejan hacer lo que te da la gana. A los silentes, a los que no molestan, a los sumisos, a los humillados, a los alfombras, a los que loan tus logros y grandezas. A los que ni tienen problemas, ni los ven, ni los intentan solucionar, ni los identifican, ni los quieren. A los pagafantas. Esos de los que te gustaría conformar completamente tu-vuestro partido y que estás a punto de lograr pues la gente con dignidad está abandonando esta granja de cerdos que cada día apesta más. Gracias Napoleón por tu sinceridad.

Hoy nos has dado un gran retrato definitorio de tu personalidad y de la miseria de tu alma.

Redacción – U.E.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: